El pasado miércoles tuve la oportunidad de asistir al photocall de la película “No llores, Vuela“. Todos los photocalls son más o menos iguales, pero este sí tenía algo especial con la presencia de Jennifer Connelly. Si hubiese sido uno “normal”, con la gripe + garganta ardiente que tenía, me hubiese quedado en casa.
Siempre me gustó esta chica. Quien me hubiese dicho a mí, que casi 30 años después de Dentro del Laberinto (si no la has visto ya estás tardando, y suma Cristal Oscuro a la ecuación) un día la podría conocer.

Jennifer Connelly by Julio Mateos Photography
A pesar de ser un photocall tenía ganas de hacer algo distinto, al menos realizar una toma más personal. Pero la cantidad de fotógrafos, rapidez con la que sucede todo … y como va siendo habitual … con una iluminación pésima de la localización … poco se podía hacer.
Al final sí que puede hacer algo un poco distinto. La pongo aquí, pero sí que me quedé con esa sensación “de la foto que nunca hice”.
Cuando ya estaba terminando el photocall resultó que ella se iba por el mismo lado donde yo estaba ubicado, cerca de unas escaleras. Y no sé la razón, pero en vez de salir corriendo (lo actores de Hollywood son muy profesionales y siempre dan la mejor cara, pero siempre salen corriendo), se quedó en las propias escaleras. Estarían esperando el transporte, descansando, o no sé …

Jennifer Connelly by Julio Mateos Photography
Y justo antes de que el equipo de seguridad apareciese para rodearla hubo unos segundos que me quedé solo frente a ella. La iluminación peor que la del propio photocall, ella apoyada en la pared (me parecía con gesto de cansada) y la poca luz que había la iluminaba de una forma muy característica. La verdad es que me pareció guapísima y una foto de esas que tienes que hacer sí o sí.
Sin embargo, según apunté la cámara me miró. E igual esto es película mía, pero parecía decirme “no, más fotos no”.
Así que bajé la cámara y me fui.
Podría haber tomado la foto, la tengo grabada en la memoria, pero no.
Pasará a engrosar la lista de las “fotos que nunca hice” … y ya la lista es muy grande …

Reconozco que aunque siempre he estado mirando tabletas para utilizar con el ordenador  nunca me había planteado su compra en serio.

Sin embargo, desde hace un par de semanas me estoy manejando con una Intuos Pen & Touch.

intuouspenandtouch

Mi primera experiencia con las tabletas viene de hace 15 años, cuando con un grupo de amigos montamos un estudio de desarrollo de videojuegos. Yo no era quien las utilizaba, pero dos de mis compañeros no podían vivir sin ellas. Uno para el diseño de modelos en 3D y el otro como lienzo de pintura. En lo personal, el par de veces que la utilicé, no terminaba de acostumbrarme a su uso.

Siempre me he manejado muy bien con el ratón. No soy capaz de utilizar los pad/touch integrados en portátiles y siempre digo, que sin un ratón al lado … no vivo. Pero cada vez notaba más que me faltaba algo con la postproducción de las fotografías.

En los últimos tiempos me llegaron dos historias: una de Natalia Tafarell sobre un cliente que le regaló una al ver que ella no la empleaba de forma habitual y ahora no puede vivir sin ella; la otra, de Tony Yagüe, que igualmente se resistió a su uso, pero que ahora no se imagina trabajando de otra forma.

En ambos casos apostaban por tabletas pequeñas (A5 o similar), baratas y con pocos artificios.

Así, que tirando de Amazon (y 30 € menos que en cualquier tienda física), me he hecho con una Intuos Pen & Touch (realmente al antigua Bamboo reimaginada por Intuos) con 1024 niveles de presión y touchpad. Que por cierto, al contrario de lo que dice el anuncio de Amazon, sí que tiene puntas de repuesto en el compartimento inferior.

Un poco complicada su instalación. Utilizo un sobremesa táctil con Windows 8.1. Por un lado no se instalaba de forma automática y por otro el sistema seguía considerando que el dispositivo táctil era la pantalla y no la tableta. Un poco de cacharreo y solucionado.

¿Mi experiencia después estas semanas? Que no hay color. Me está costando mucho, muchísimo quitarme del ratón. La selección de elementos, menús, etc … la sigo haciendo con el ratón o con la pantalla táctil del ordenador, pero el pintar, cambiar de presión pinceles, dodge&burn, etc …. ufff … otro mundo.

No estoy acelerando mi tiempo de postproceso (que además siempre he pensado que depende de cada fotografía concreta), pero sí la precisión y “calidad” de los resultados.

Mi recomendación. Ya estás tardando en hacerte con una si quieres elevar tu nivel de retoque fotográfico.

¿Que no estás convencido? Te propongo una prueba: intentar hacer tu firma en la pantalla utilizando el ratón. Y ahora con la tableta. Pues eso ….

Si no andas mal de inglés, mañana 28 de Abril en Open2Study comienza el curso online gratuito The Art of Photography. El instructor es Shane Hulbert, doctor con 20 años de experiencia educativa especializado en la exploración de la relación entre fotografía, cultura y tecnología.

El objetivo del curso es:

Aprender acerca de la fotografía como práctica artística visual, y cómo esto puede ayudar a convertirse en un fotógrafo atractivo y activo. Se explorará el trabajo y los conceptos de los artistas fotográficos contemporáneos, lo que puede desencadenar un nuevo interés en lo que se fotografía. Además se aprenderán algunas de las habilidades prácticas necesarias para seguir estudiando fotografía de forma interesante y creativa. Por último, nos fijamos en la idea de un “cuarto oscuro digital” y en explorar formas de aumentar el interés por la fotografía a través del conocimiento de técncias de post-producción.

The Art Of Photography

 

El curso, como comentamos, se iniciará mañana día 28 y finalizará el 27 de Mayo.

Una formación más que recomendable a la que os animo a participar.

El próximo 3 de Mayo tendrá lugar la IV Carrera de Novias organizada por Cromática Revista en Talavera de la Reina.

Carrera de Novias

El año pasado tuve la oportunidad de asistir fotografiando el evento y la verdad es que además de una experiencia divertida (sé que me repito, ya lo dije entonces), pocas veces se tiene la oportunidad de fotografiar una multitud de novias (muchas maquilladas y peinadas perfectamente por la organización) en una situación como la que se encuentra en esta carrera.

Una carrera que se está convirtiendo en tradición en Talavera y que este año presenta un concurso para fotógrafos con varias categorías: a la mejor fotografía, a la más divertida y a la mejor foto en grupo.

Si tienes la oportunidad, pásate por allí. Algo así no se ve todos los días.