Browsing Category

Tutoriales

Tutoriales

Limpieza de sensor

Al hilo de una breve conversación mantenida en Twitter el otro día surgió el tema de la limpieza del sensor de la cámara.

Aunque los modelos más recientes incorporan sistemas de limpieza automáticos cada vez más potentes (como los basados en ultrasonidos) hay situaciones en los que la suciedad del sensor es más que evidente.

¿Qué hacer entonces?

Cuatro opciones de limpieza de sensor:

  • No limpiar: seguir con toda la suciedad en el sensor y utilizar Photoshop para eliminar las manchas. No lo recomiendo.
  • Acudir al servicio oficial o taller especializado: buena opción, aunque te va a salir muy cara sobre todo si lo comparamos con lo que vamos a contar en este articulo. Sólo resulta interesante cuando en algún evento promocional el taller ofrece limpiezas gratuitas que puedes aprovechar.
  • Utilizar productos/sistemas específicos de limpieza: igualmente buena opción … pero la mayoría son caros, muy caros.
  • Leer este artículo y no volver a tener nunca ningún problema. Sé que suena pretencioso … pero es así 😉

Antes que nada un aviso: el método de limpieza que voy a mostrar aquí lo llevo realizando en mi propia cámara y cámaras de compañeros … por años. Me va perfecto, nunca he tenido el más mínimo problema. Sin embargo, no me hago responsable de lo que le pase a tu cámara o del uso que puedas dar a este método. Avisado estás.

¿Por qué se ensucia  el sensor?

De forma sencilla podemos responder que debido a como está construido. Cuando se levanta el espejo de una cámara reflex (e incluso sin levantarse) el sensor queda expuesto al exterior (si en ese momento no tienes un objetivo la exposición es total); y cuando se activa, por su propia carga eléctrica actúa como un “imán” para toda la suciedad que se encuentra alrededor.

Si no cambias el objetivo de tu cámara es complicado que entre suciedad. Si habitualmente lo haces en la calle es normal que se ensucie un poco. Y si lo cambias en medio de un vendaval o desierto … lo más probable es que te lo cargues. Así que lo que primero te recomiendo es que cuando cambies el objetivo de tu cámara lo hagas “boca abajo”, para evitar que se pose la suciedad en el hueco del sensor y “a cubierto”, para evitar el aire, polvo, arena, etc … que pudiese haber en el ambiente.

Comprobando la suciedad:

Es importante saber cuándo está sucio tu sensor y dónde está la suciedad. Por ejemplo, puede que haya entrado un poquito de suciedad en el visor, con lo que verás manchas al mirar pero no en tu foto. O que se haya manchado el espejo, con lo que pasará lo mismo, verás manchas en el visor pero no en tu foto.

Las manchas del sensor suelen ser muy reconocibles, como “bolitas grises de diferente intensidad”, aunque no siempre son molestas; sólo cuando trabajar con aperturas muy cerradas.

La mejor forma de comprobar cómo de sucio está tu sensor es hacer una foto al cielo (recuerda poner el foco en manual) y hacer una toma a f22, por ejemplo. El resultado será de este tipo (he señalado en rojo las manchas más grandes de esta toma):

Manchas en el Sendor de la Cámara

que igualmente te servirá para saber si vas limpiando bien tu sensor o no.

Productos de limpieza del sensor:

Estos son los productos que yo utilizo:

Productos para limpieza de sensor

1. Pera de aire:
Aunque hay peras que te venden en sitios especializados de fotografía (más pequeñas) prefiero la pera tradicional de farmacia. Más grande y con punta de goma.
El sensor no debe tocarse bajo ninguna circusntancia, pero si lo golpeo sin querer, prefiero hacerlo con una punta de goma que con una de plástico como las peras que suelo ver por ahí. Además, al ser grande (aunque no me la pueda llevar encima) proporciona un chorro-tornado limpiador magnífico.
Ni se te ocurra soplar (vas a dejar saliva, creeme) ni utilizar un spray de aire (de esos que tienen líquido que se convierte en aire.
La pera es magnífica para limpiar el espejo, por ejemplo, tal y como te comentaba antes si la suciedad está ahí.
Y mucho cuidado. El espejo no se toca bajo ninguna circunstancia. Aquí si que puedes estropear la cámara … mucho.

2. Alcohol isopropílico
Tiene la propiedad de que se evapora rapidísimo. Hay quien lo diluye en agua destilada, pero yo lo utilizo tal cual en poca cantidad. Un par de gotitas en un bastoncillo de oído (busca los de bebes que sueltan menos pelillo) … y a limpiar el sensor …verás como según haces una pasada rápidamente se evapora.
Puede ser complicado de comprar. En muchas farmacias no te lo venden. Así que busca una de confianza, donde te conozcan y dí para qué lo quieres (hay gente que hace un mal uso del mismo).
Un frasquito de unos 100 ml te puede durar años (décadas).

3. Cepillo VisibleDust.
Son un invento genial del fabricante VisibleDust. No se pueden utilizar si el sensor está mojado (es decir, si acabas de limpiar con el alcohol espera unos minutos antes de utilizar el cepillo)
Su uso es muy sencillo. Se trata de un cepillo que una vez encendido (unos segundos) carga electrostáticamente las fibras del cepillo. Con él apagado se pasa un par de veces por el sensor (tocándolo) en una misma dirección. La carga de las fibras atrae la suciedad dejando el sensor muy limpio.

Limpieza del sensor paso a paso:

1. Comprueba que tus baterías están cargadas. Ni se te ocurra hacerlo con poca carga. Como se te cierre el espejo … las ha liado pero bien.

2. Limpia primero la cámara por fuera de forma tradicional (paños, cepillos). No queremos que la suciedad del exterior termine dentro de la cámara.

3. Quita el objetivo y en el menú de opciones de la cámara señala limpieza del sensor (la opción que tengas para levantar el espejo y dejar el sensor al descubierto). No te va a limpiar el sensor (al menos que eso haga el menú de tu cámara, sino que levantará el espejo).

4. Pon la cámara boca abajo y sopla con la pera dentro. Tanto a la zona del espejo como al sensor. Mucha suciedad, sobre todo la del espejo y la superficial del sensor desaparecerá.  El poner la cámara boca abajo es para que la suciedad al soplar salga fuera.

5. Si la suciedad era muy fuerte necesitarás llegar hasta el sensor y el simple soplido no servirá.
Ya no necesitas tener la cámara boca abajo. Ahora es necesario que veas muy bien el sensor.
Pon dos, tres gotitas de alcohol isopropílico en un bastoncillo de oido de bebe … y a limpiar. Hazlo suave pero sin miedo. Procura hacer pasadas en el mismo sentido y verás como según vas pasando el sensor se moja … pero se va secando.
No lo hagas con el bastoncillo en seco. Si te pasas con el líquido (mejor no te pases) utiliza el bastoncito para recoger el exceso o con una sola gota para que vaya secando.
Tranquilo, que con una o dos gotas tendrás suficiente.

6. Listo. Ya puedes apagar la cámara (lo que cerrará el espejo) para terminar.

Espera un par de minutos para que el sensor se haya secado por completo y puedes volver a hacer la prueba del cielo f22. Si el sensor estaba muy sucio y es la primera vez que limpias … igual necesitas repetir los pasos anteriores un par de veces … si no …. lo tendrás reluciente.

7. Si todavía quieres un paso más de limpieza puedes utilizar el cepillo VisibleDust antes de cerrar la cámara y hacer un par de pasadas. Con esto ya … niquelado.

Rutina de limpieza

¿Esto lo haces siempre?

No. Una vez te acostumbras a una rutina de limpieza … las cosas se vuelven muy sencillas. Tanto para ti como para tu sensor.

En mi caso la rutina es:

  • Tengo siempre cuidado al cambiar de objetivo (al abrigo, medio tapado, etc ..) con lo que minimizo que pueda entrar suciedad.
  • Antes de salir a una sesión junto con la preparación del equipo, carga de baterías, etc … le hago una pasada con el VisibleDust. Este cepillo es una maravilla; y prácticamente es todo lo que necesito.
  • Si he apreciado de la última sesión que había algo más sucio de lo habitual, o que tenía suciedad en el espejo, primero soplo con la pera y luego utilizo el VisibleDust.
    Total… apenas es un proceso de 30 segundos y salgo con la cámara perfecta. Es algo que hago siempre, con lo que mantengo el sensor en perfectas condiciones. Antes me llevaba el VisibleDust encima, ahora sólo lo hago en los viajes.
  • Si revisando fotos me encuentro con manchas complicadas … o las que uno ya va conociendo que no salen ni con soplido ni con VisibleDust, entonces hago la limpieza especial con el alcohol.

Para que os hagáis una idea: el VisibleDust lo hago siempre, el soplido de la pera puede que cada mes o cada dos meses. Y limpieza con el alcohol no he necesitado en el último año.

Barato, sencillo, rápido y fácil. Adelante y sin miedo.

Tutoriales

5 claves sencillas para ser mejor fotógrafo

Estas son 5 claves sencillas que considero imprescindibles para mejorar como fotógrafo, y por tanto, para que mejoren tus fotografías.

1. Deja de aprender y sal a practicar
Es normal que leas blogs de fotografía, libros, cursos, etc … pero si no practicas la teoría no sirve de mucho. Y en el caso de la fotografía no puede haber nada más cierto.
Te dejo sólo que leas el manual de la cámara (hay que saber para qué sirve cada botón), pero nada más. Con unos pequeños conocimientos básicos  que seguro ya conoces de sobra … es el momento de hacer fotos.
No te quedes en la “parálisis por el análisis”. Algo que ocurre muy a menudo en otros ámbitos de la vida. Piensa en aprender un idioma. Por mucho curso, libro o diálogo interior que tengas no vas a aprender realmente hasta que te vayas a un entorno extranjero no controlado y te tires de cabeza.

2. Conoce tu equipo
Expresión que seguramente habrás oído muchas veces a Zack Arias.
Si no sabes lo que tienes (y no significa sólo que te hayas leído el manual) no sabrás lo que puedes o no puedes hacer con él. Deja de comprar objetivos, flashes y otros “cachivaches” y empieza a utilizar lo que ya tienes.


¿De verdad que necesitas comprar ese difusor de flash si ni siquiera sabes utilizar el flash en modo manual y conoces la ley inversa del cuadrado? ¿Sabes que ese flash que disparas siempre en los partidos de fútbol no llega a iluminar el campo?¿para qué lo disparas?

3. El fondo es importante
Seguro que siempre has oído que lo importante en fotografía es el sujeto, el tema que retratas.
Siento decirte que pocas veces vas a encontrar a ese sujeto/temática de forma aislada. Suele estar en un contexto y es importante que lo “aísles” del fondo.
No pienses sólo en controlar la apertura para desenfocar un fondo (a veces en el fondo desenfocado aparecen cosas que no deberían estar allí, como determinados colores que rompen la escena).
Así que la próxima vez que vaya a hacer una foto, fíjate primero en el fondo y piensa si es eso lo que quieres que se vea “detrás de tu foto”.

4. Acércate al objeto de la toma y/o dispara desde el ángulo apropiado
Igualmente recordarás esa frase de “cuando crees que estás lo suficientemente cerca … es que no estás lo suficientemente cerca”.
El objeto/sujeto de tu fotografía debe destacar. Y eso se hace acercándose lo suficiente (y/o poniéndolo en el contexto adecuado con el fondo). Si quieres la foto de una flor … acércate a la flor. No hagas la foto desde la esquina de enfrente.


Y totalmente prohibido hacer las fotos desde tu altura y/o ángulo de 45 grados (apuntando para abajo). Las fotos se hace a ras de suelo, desde lo alto, desde la esquina, desde cualquier lado que no sea la altura de tus ojos.

5. Si no sabes procesar fotos, utiliza filtros fotográficos
Cada vez veo más opiniones enfrentadas al uso de filtros o al empleo de aplicaciones como Instagram.
Qué sí, que cada vez las fotos se parecen más, y que el estilo vintage con bordes lo llena todo; pero cuando vemos una foto procesada … nos parece mejor foto.
Seguro que te habrás fijado en los programas de TV o cine, en el grano de la película. Cuando vemos algo rodado con una cámara “amateur” con decorados de cartón piedra … se nota mucho. Percibimos más calidad cuando vemos esa película o serie con textura cinematográfica.
Lo mismo pasa con las fotos. Si quieres que destaquen aprende a procesar. Y si no sabes … utiliza filtros.

Ahora que comienza el año con nuevos propósitos, ¿qué mejor momento para poner estas claves en práctica?

Formación, Tutoriales

El fotómetro o la importancia de medir bien la luz

La adopción de la fotografía digital ha dejado muchos procesos, técnicas y dispositivos en el olvido.

No hay nada malo en ello. El mundo va avanzando, y la fotografía digital lo hace a pasos de gigante.

Sin embargo hay algo que sobre todo las “nuevas generaciones” están descuidando mucho: la medición correcta de la luz.

Desde el clásico Sistema de Zonas de Ansel Adams hasta las modernidades del controvertido “derecheo del histograma” al final siempre se trata de lo mismo, medir bien la luz.

Las cámaras tienen diferentes modos de medición (central, evaluativa, ponderada al centro, etc …) y diferentes formas de mostrar el histograma (el santo grial hoy en día) incluso de forma “viva” con el modo Liveview.

Sea como sea, tenemos que pensar que no es lo mismo medir la luz incidente que la luz reflejada. Y nuestra cámara siempre lee luz reflejada. Todavía no se han construido exposímetros que se teletransporten.

¿Y eso importa mucho? Para determinado tipo de fotografía, y según lo pulcro que seas … sí, mucho.

Es claro que en un paisaje no vas a medir luz incidente, no te vas a ir hasta la montaña, pero en situaciones más controladas y sobre todo en un estudio la utilización de un fotómetro o flashímetro de mano es imprescindible. Algunos dispositivos avanzados incluso nos ayudan con las matemáticas asociadas a la combinación de luces.

La diferencia entre exposímetro/fotómetro/flashímetro … y otros nombres que veréis por ahí, es el tipo de luz que miden: si sólo luz ambiente, si luz de flash, etc. si permiten hacer cálculos de composición sólos, el número de pasos que soportan, etc …

Yo utilizo de forma habitual un modelo básico y barato (alrededor de los 200 €), el Sekonic 308, que hace todo lo que quiero y más. Antes tenía un Minolta Flashmeter IV que me complicaba la vida y se pasaba más tiempo en la mochila que fuera. También utilicé un Polaris que no acabó de convencerme aunque es de lo más utilizados.

Como os decía en el estudio es fundamental si no quieres estar continuamente con ensayo/error modificando la potencia de los flashes.

Pero en exteriores también representa una ayuda considerable. Y podéis hacer la prueba de cómo cuando la cámara y el fotómetro de mano os dan valores diferentes … la mejor foto la obtenemos con el fotómetro. Los reflejos suelen ser malos consejeros que los fotómetros tratan muy bien a la distancia.

Por último comentaros que es muy usual tener un fotómetro/flashímetro y no saber utilizarlo. A pesar de la cantidad de bibliografía existente la lectura de sus datos no es tan sencilla como parece, y la mayoría de la gente que se compra uno y empieza a utilizarlo no consigue interpretar correctamente la información que presenta. No es su culpa;  los fabricantes en este caso son complicados, muy complicados.

Os aconsejo este artículo de Pere Larrègula de cómo leer correctamente la información de estos pequeños aparatejos.

¿Ya has decidido qué te vas a comprar por reyes?

Tutoriales

Filtros protectores y fotografía nocturna. Mala combinación.

De entre toda la gama de filtros que tenemos disponibles para nuestros objetivos destaca en gran medida el filtro UV. No hay que confundirlo con el Skylight, aunque mucha gente los utiliza de la misma forma. El filtro Skylight es un filtro UV más una “capa” rosada que proporciona tonos más cálidos a una foto.

Su uso principal es la reducción/eliminación de la luz ultravioleta que llega al objetivo (y que no vemos).Pero la verdad es que la mayoría de los sensores de cámaras digitales ya los llevan incorporados “por defecto”.

Se supone que no modifican la exposición de la fotografía y permiten la reducción de neblinas y brumas.

Primer error. Los filtros, todos los filtros, tienen efectos secundarios.

Mucha confusión viene de considerar a los filtros UV y Skylight como filtros protectores.

Ya que su efecto en la exposición es mínimo sirven muy bien para proteger la parte frontal del objetivo de golpes, ralladuras y accidentes.

No podemos pensar que son totalmente inocuos. Si son de mala calidad se va a notar en nuestra foto.

Cuando alguien se gasta 2000 € en un objetivo (cristal si hablamos de esos precios) debemos pensar en el filtro “protector” que vamos a poner. Gastarse sólo 15 € más en proteger tu objetivo representa perder toda la calidad óptica que acabas de adquirir.

Y no sólo eso, en una fotografía nocturna podemos ver como este tipo de filtros provoca “destellos”, “manchas”, “flares” … en nuestras fotos.

En la siguiente muestra, a la izquierda, tenemos una toma con el filtro UV puesto. A la derecha la misma fotografía apenas unos segundos después sin el filtro. Las diferencias de exposición son más de lo rápido que cambia a luz a esas horas que de la acción del filtro.

pincha en la foto para verla en grande

Si vemos con más detalle la zona de la farola podemos observar los problemas que nos causa su empleo:

Así que ya sabes. Durante el día te recomiendo que utilices el filtro como protector (un buen filtro). Pero por la noche … mejor quítalo del objetivo. Tus fotos te lo agradecerán.

Tutoriales, Web

Zack Arias en CreativeLIVE

El evento fotográfico de este fin de semana está siendo el Curso de Fotografía de Estudio de Zack Arias en CreativeLIVE.

Se trata de un evento que me tiene total y absolutamente maravillado, y no sólo en el ámbito fotográfico.

Existen muchas transmisiones de eventos en Internet. La mayoría no alcanza el par de horas y la calidad de emisión no suele hacer que te quedes pegado a la pantalla.

Pero en este caso la gente de CreativeLIVE lo está “bordando”. Un evento de 3 días (hace pocos minutos acaba de comenzar la tercera parte) en el que  llevan como más de 20 horas de emisión. Emisión en directo y diferido para agradar a las diferentes zonas horarias. Un equipamiento de estudio (tanto de grabación, edición, sonido) impresionante, salas de chat, twitter, hablando con la gente …. en fin, no sé si me maravilla más lo fotográfico o la técnica de emisión en directo de alta calidad que están realizando.

Ya sabemos que Internet es uno de los principales canales de formación personal al que podemos acudir. Pero estar presenciando este evento, de forma gratuita, a casi 12.000 Km. de distancia es impresionante.

Zack Arias es un reconocido fotógrafo muy activo en Internet cuyas dotes para la enseñanza creo que están quedando fuera de toda duda. Aunque en algunos momentos se vuelve lento, repetitivo o salta a explicaciones muy básicas, en general el evento está siendo muy interesante. Por ahora destacaría que si quería hacerle publicidad a los Alien Bees, lo está consiguiendo. Yo que los consideraba “strobists avanzados”, pero me está sorprendiendo lo que son capaces de conseguir.

Ya nadie puede decir que no puede montar un buen estudio con poco dinero.