Tutoriales

Fotografiando la luna

Fotografiar la luna es un proyecto fotográfico muy sencillo aunque los primeros resultados suelan ser desastrosos. La luna está lejos, es pequeña y brilla mucho sobre un fondo negro. Si a ello le añadimos la luminosidad de la ciudad tenemos el cóctel perfecto para que nuestro proyecto resulte fallido.

Para iniciar este trabajo lo primero que tenemos que hacer es apartarnos de la ciudad tanto como podamos. Tendremos que buscar un lugar oscuro lejos de fuente lumínicas, y a ser posible, en una noche despejada.

A mucha gente no le gusta hacer fotos con luna llena ya que se pierden detalles en los cráteres. Otra oportunidad de volver a sacar la cámara otro día para hacer la “medialuna”.

Nos será imprescindible:

  • Trípode.
  • Disparador remoto o en sustitución el temporizador de la cámara. Ni se te ocurra hacer la toma manual.
  • Teleobjetivo (mínimo con longitud focal de 200).
  • Abrigo. A no ser que quieras congelarte.

La idea es hacer la fotografía con nuestra cámara normal. No necesitaremos un telescopio, adaptadores y rotores para el trípode como si estuviésemos en una clase de atrofotografía.

Montamos el equipo, dejamos la ISO 100 (muy importante, aunque no tengamos luz, la luna sí que está iluminada) y utilizamos el modo manual de la cámara.

Con ISO 100, Longitud Focal 200, una abertura media f8, tendremos un tiempo de exposición de 1/4. Estos son los valores que la cámara en automático nos proporcionaría.

El resultado será este pequeño desastre:

Los problemas:

  • La luna nos sale muy pequeña.
  • La imagen es borrosa.
  • No tiene ningún detalle, es un punto blanco.

Lo que nos ha pasado es totalmente normal. Ya decíamos que la luna está muy lejos, con lo que necesitaremos de la mayor longitud focal de la que dispongamos. En la anterior fotografía, con un 200 vemos que ni nos llega. Sin embargo ya veremos que esto lo podemos solucionar con un recorte.

El poco detalle y el punto blanco que nos aparece tiene la misma naturaleza que cuando fotografiamos la nieve. Nuestro maravilloso sensor de varios cientos de euros se confunde y no es capaz de exponer adecuadamente.

Aunque hay unas reglas que especifican qué combinación de apertura/velocidad debemos utilizar para fotografiar la luna nunca las sigo. La atmósfera y la luminosidad aparente de la luna nunca es la misma.

Mi regla pasa por utilizar ISO 100, f8 y jugar con el tiempo para obtener la exposición adecuada. Teniendo en cuenta que no podemos poner mucho tiempo de exposición porque, a parte de salir la luna más blanca, la luna se mueve rápido y sacaríamos la foto movida.

Si hacemos varias pruebas con 1/100, 1/200, 1/320:

Tendremos ya algo más razonable.

En esta serie de tomas me quedaría con 1/200.

Finalizamos procesando el RAW, recortamos, ajustamos niveles, enfoque, cambiamos un poquito el color, y este es el resultado:

El problema de no utilizar un telescopio es el no poder efectuar impresiones en gran formato. Para conseguir un tamaño interesante de la luna lo que estamos realizando es un recorte y una ampliación de la zona. Para ver en pantalla está muy bien. Pero como copia impresa tendríamos problemas si queremos obtener cierta calidad.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply duvel 14 noviembre 2008 at 11:37

    Creo que la velocidad de obturacion a usar es la misma que la longitud focal que uses por eso a 1/200 con un 200mm la foto queda bien prueba tambien con una apertura de F11, aunque queda muy bien a F8, por los resultados… un saludo y ya me volvere a pasar por aqui

  • Reply julio 14 noviembre 2008 at 17:00

    Hola duvel.

    La regla de utilizar una velocidad de obturación proporcional a la longitud focal (en este caso 1/200 por 200mm) suele utilizarse cuando no queremos sufrir movimientos indeseados.

    En este caso, como estamos con trípode y disparador … ha sido más casualidad que otra cosa.

    Todas estas reglas son muy útiles como punto de partida, aunque no me gusta seguirlas. Muchas veces, por seguir la regla nos perdemos otras posibilidades.

    Igual es que soy muy “tiquismiqui”. Pero como las condiciones atmosféricas y de luminosidad nunca son las mismas, prefiero experimentar con las variables y decidir a posteriori.

    Me alegro de que te guste volver a pasarte por aquí 😉

  • Reply francisco arreguin, v, 9 diciembre 2011 at 5:35

    yo use un lente 300mm con un iso200 f8, y no me gusto y sin embargo con iso100, se ve mucho mejor, que es lo mas recomendable par aun 300mm,,

  • Reply julio 9 diciembre 2011 at 18:07

    Hola Francisco.

    Las reglas no son fijas. Dependiendo de las condiciones de la atmósfera puedes tener más o menos luminosidad en la luna, con lo que ese cambio de ISO 200 a ISO 100, manteniendo la apertura, te puede dar muchísima más luz.

    Lo del 300mm .. tendrás “mejor telescopio” que con un 200mm. No te debería afectar demasiado cambiar la longitud focal.

    Un saludo.

  • Leave a Reply