Opinión, Tutoriales

Dos formas de concebir la fotografía

Cuando nos disponemos a fotografiar siempre tenemos dos forma de hacerlo: ser reactivos (tratar de capturar lo que vemos, sin más) o ser proactivos (intentando crear “algo” a partir de una toma reactiva o “elaborando” la escena).

No es mejor un tipo de fotografía que otra. Quizás el modo reactivo está más cerca del fotoperiodismo o la fotografía documental, mientras que la publicidad o el retrato se sirve más de lo proactivo.

Fotografía Reactiva:

Como decimos, se trata de capturar una escena sin más. Entendiendo como tal que no preparamos la situación, las luces, etc. No estamos pensando en ir a una determinada localización a una hora del día determinada intentando capturar algo.

Aquí la imagen directamente nos viene a la cámara. Lo único que hay que hacer es estar pendiente para capturar “el momento”.

La fotografía que vamos a utilizar para ilustrar este punto fue tomada en el año 2004, en la avenida principal de entrada a Niza, Le Promenade des Anglais. Aunque no era verano, el clima y las vacaciones en el país hacía que la ciudad estuviese plagada de turistas. El paseo frente a la playa no era ajeno a esto y cientos de personas paseaban, patinaban, iban en bici, etc. Prácticamente imposible disponer de un trozo del paseo para hacer una foto sin turistas.

Ibamos en coche y justo al parar en un semáforo, en medio del paseo, y girar la vista a la derecha, vi la siguiente imagen:

foto1niza

Tuve que pedir a mi acompañante que echase para atrás el asiento, bajar la ventanilla, coger una cámara compacta de Sony que llevaba en aquel momento (apenas 3 M, recordad que hablamos del 2004); la reflex de carrete iba en el maletero; y con sólo el tiempo que tardó en encenderse el semáforo cambió de color.

La buena educación francesa de no pitar al segundo de cambiar el color del semáforo, un modo automático de la cámara, y la suerte de no tener ningún turista por medio en ese preciso instante hizo el resto.

Se trata de una foto que tiene algunos errores técnicos de composición: ni seguimos tercios, no manejamos bien la altura del horizonte, no descentramos el sujeto … cosas que puede arreglar un reencuadre pero que quería mostraros en su formato original.

Una foto totalmente reactiva. Estar en el sitio y momento justo para realizar una toma que permita transmitir algo. ¿Quizás la soledad de ese hombre mayor frente al mar?

Sin más pretensiones, sin ningún procesado posterior … es una foto que siempre me ha gustado.

Fotografía proactiva:

En este segundo tipo de fotografía estamos creando la imagen. Estamos siendo parte del concepto y la acción de la creación. Tenemos que visualizar y elaborar la imagen en nuestro cerebro y proveernos de los medios necesarios para llevar a cabo la toma. Bien sea por la forma en la que hacemos la captura, bien por el procesado posterior que le daremos posteriormente a la imagen.

Como ejemplo, y siguiendo con la temática del mar, vamos a comentar una fotografía realizada el verano pasado y que ya fue publicada en el blog.

La idea surgía bajo la petición de un familiar, en este caso mi madre, que aficionada a la pintura, quería tener un cuadro de sus nietos más pequeños. No se buscaba la fotografía como resultado final, sino como un medio que sirviese de base para luego realizar la pintura.

Lo primero fue pensar en ello, en las diferentes posibilidades que podían darse. ¿Luz natural o artificial? ¿De frente o de espaldas? (importante de cara a la complejidad de la pintura) ¿En qué contexto? ¿Con qué ropa? ¿Haciendo algo o simplemente posando? Había que pensar en ello de cara a tener la “mejor idea”. Y con la complejidad añadida de que a mí no me bastaba con simplemente hacer una foto. Quería que la foto tuviese existencia propia frente a su traslado a una pintura.

Tras mucho pensar se empezaron a tomar decisiones:

  • Buscar un estilo pictórico de por sí en las fotos. Para ello me fijé en unos cuadros de Sorolla:

sorolla1 sorolla2

  • Las fotografías se realizarían en el mar. Teníamos que buscar la localización adecuada.
  • Aunque los niños no iban a vestir de forma vaporosa como los cuadros sí que buscamos un estilo común para los mismos. Para que no pareciese que iban de uniforme quedamos en que todos fuesen de blanco, como si fuese un estilo ibizenco; pero todos eran libres de vestir como quisiesen dentro de ese color blanco.
  • La fotografía se realizaría de espaldas. Lo interesante dentro del cuadro sería captar a cada uno por su silueta.
  • La hora para hacer las fotos sería al atardecer. Cuando tuviésemos una iluminación cálida y uniforme en toda la escena, aunque el procesado posterior de la foto quitaría la dominante cálida para no dejarla “anaranjada”.

Mientras que esta lista de puntos se pensaron en el verano del 2007, las fotografías de la sesión no se realizaron hasta el verano del 2008. A veces, preparar el entorno cuesta demasiado.

Ya que debíamos tener el sol de frente a los niños, que estarían mirando a la playa, necesitábamos una playa donde el sol, al caer, hiciese justamente eso.

Por circunstancias de la vida conozco mucho la provincia de Cádiz. Y la playa que nos venía perfecta para ello era Costa Ballena.

A lo largo de los meses y días previos a la sesión el proceso fue más o menos como sigue:

  • Visitar playas alternativas, cerca de Costa Ballena, en dirección a Rota que nos permitiese disponer de un “gran tiro”. Quería hacer la foto con teleobjetivo (necesitaba comprimir la toma), y no quería depender de bañistas ni de poca arena en la playa.
  • Comprobar las tablas de mareas para ver cuándo dispondríamos de marea baja con la luz adecuada.
  • Visitar la playa varias veces, buscado la luz de esa hora. Quedó fijada entre las 8 y las 9 de la tarde.
  • Buscar el día donde teníamos esa luz, las previsiones meteorológicas no anunciaban lluvia ni nubes y la marea estuviese baja.
  • Una semana antes de la toma y el día antes, visitar la playa y comprobar que efectivamente las condiciones que buscábamos se daban.

Ya sólo quedaba hacer la foto. Y lo más complicado, controlar a los niños.

Quien se dedique o intente hacer una foto a un grupo de niños comprobará cómo es prácticamente imposible que hagan lo que tú quieres. Hay que darles libertad …. decirles más o menos lo que quieres … y esperar a que hagan lo que esperas.

Hay que disparar y disparar ….

muestrario

Hasta que, al final, obtuvimos la foto que queríamos (original RAW):

marraw

Podéis ver que tener a todos los niños de pie, mirando al mar, fue misión imposible. No hay mal que por bien no venga; al estar cada uno en “su mundo” terminó dándole más dinamismo a la escena.

Así quedó la foto que sirvió como modelo para la pintura. Lamento no poneros copia del resultado …. que se queda en la intimidad familiar.

Lo que sí … finalmente terminé dándole un procesado a la fotografía para hacerla más “sorolla”. Eliminar dominantes, efecto difusión, procesado de niveles, etc.

marjpg

Finalmente, con el marco, luminosidad y el nivel del horizonte corregido, en versión grande ….. cuelga de una pared de mi casa:

Previous Post Next Post

You Might Also Like

8 Comments

  • Reply Albert 13 julio 2009 at 9:45

    Genial artículo y si, es imposible que más de 1 niño a la vez hagan lo que les pides 🙂

  • Reply Jorge 13 julio 2009 at 10:35

    Julio, este articulo es fascinante, me ayuda mucho a entender lo que significa hacer una foto.
    Siempre sientes una insatisfaccion cuando miras tus propias fotos, da la sensacion de que estan poco pensadas… y ahora entiendo el porque, la razon es que lo estan y que muchas de las buenas fotografias no son hijas de la improvisacion sino de la reflexion.
    Tengo una pregunta ¿cuando un fotografo sale a hacer una sesion a unos modelos, realiza siempre una planificacion tan seria de la sesion? ¿o bien lleva algunos puntos clave atados e improvisa el resto?

  • Reply Jorge 13 julio 2009 at 11:28

    Julio, ¡no puedo parar de mirar esta foto me tiene loco! mi cabeza hierve y no paro de pensar como podria fusilarla con mis sobrinos…
    En una semana me voy a ibiza y tendre a mi disposicion las calas y a un par de primos y ya te contare que si he conseguido algo parecido, empieza la labor de planificación…

  • Reply julio 13 julio 2009 at 14:34

    @Albert Por lo menos los 5 se mantuvieron en línea 😉

    @Jorge La insatisfacción mirando tus propias fotos la vas a sentir siempre. A uno siempre le gusta lo que hacen los demás. Y siempre se piensa que lo que hace el contrario es mejor que lo tuyo. Igual es bueno … una forma de no caer en la autocomplacencia … y mejorar.

    Las sesiones con modelos igual. Pueden ser reactivas, intentando probar y ver qué sale; o tener una idea pensada de antemano que quieras retratar. Depende de lo que busques. A mí usualmente me gusta hacer las dos cosas: buscar algo que he pensado y “jugar” a ver qué sale.

    Pues espero ese “fusilamiento”. A ver qué tal.

  • Reply Sandra 16 julio 2009 at 11:59

    Hola

    Me ha encantado el artículo. Yo también pensaba que no había tanta preparación detras de una foto, que dependía más de que el fotógrafo fuese bueno y que se podría obtener algo así con un pelín de suerte y un buen fotógrafo. Pero claro, si lleva esa preparación… no tiene mérito!! (es broma).

    El caso es que me he comprado una cámara nueva que todavía no he podido probar bien (entre otras cosas porque no tengo ni idea de fotografía ni de los modos de la cámara y me quedé fuera del curso :'( ), y también se da la circunstancia de que soy aficionada a la pintura.
    Me encantaría poder ver el resultado final del cuadro, si es posible, si no, pues me conformo con ver como la preparación puede llevarnos a hacer una fotografía preciosa.
    El tratamiento posterior me ha encantado. Queda totalmente Sorolla y casi no hace falta ni pasarla a oleo, colgarla en la pared y listo!.

  • Reply julio 16 julio 2009 at 16:35

    Hola Sandra.

    No todas las fotos tienen esa preparación. Era un caso especial y la distancia no me permitía hacerla más rápido.

    Lo que realmente quería transmitir es que muchas veces, una buena foto, procede de la reflexión.

    Lamento no poder mostrarte el resultado final del cuadro. La artista es muy reservada 😉

    Un saludo.

  • Reply Santy 9 marzo 2017 at 0:21

    Espléndido artículo!! Una gran ilustración de la cantidad de trabajo y esfuerzo que esconde el trabajo bien hecho 😉

  • Reply Julio Mateos 9 marzo 2017 at 15:22

    Gracias Santy 😉

  • Leave a Reply