Opinión

Convirtiéndose en fotógrafo

No, aunque lo parezca no tengo el blog abandonado.

Han pasado muchas cosas estos meses. La carga de trabajo no ha variado (más bien ha aumentado); y tampoco se puede decir que haya tenido mucho tiempo para pensar.

En estos momentos debería estar cubriendo un “sarao” nocturno, pero es algo que no me atrae y sigo replanteándome muchos temas relacionados con la fotografía. Algunas cosas van tomando forma, o al menos se despeja el camino de lo que quiero hacer; pero he recibido un correo que me atraía responder de forma pública.

Y como ese correo habla de transformación, de cambiar objetivo de vida, he pensado que la respuesta aquí podría ser interesante. Me gusta muchas veces dar consejos, que no me aplico; así que no me hagáis mucho caso si mi opiniones quedan muy lejos.

Recibí ayer el siguiente correo (omito información del mismo por privacidad):

Tengo 53 años y vivo en XXXXX, estoy relativamente retirado de mi trabajo de oficial de la marina mercante y siempre me atrajo la fotografía aunque por asuntos e indecisiones personales, nunca le dediqué tiempo.
A esta altura de mi vida (no me siento viejo), me gustaría empezar con la meta ambiciosa o descabellada (no lo sé), de transformarme en un profesional de esta actividad, tal vez en el área de la publicidad y/o de la moda.
¿ es realista este planteo a mi edad ?
¿cual es la mejor formación?
¿cuanto tiempo lleva vivir de esta actividad ?

Mi respuesta sobre el asunto:

Soy de la opinión de que en la vida siempre se puede cambiar de actividad, de lugar de residencia, de opiniones, de ideología, de todo … y no hay una edad límite para ello. Es normal resistirse al cambio, salir de la zona de confort es difícil; pero siempre se ha dicho que “La vida comienza cuando sales de tu zona de confort“.

No creo que finalizar una actividad sea el detonante de cambiar de oficio. Seguro que ayuda, sobre todo cuando se tiene opción para ello, pero siempre he sentido que la vida nos conduce, lo queramos o no, hacia nuestra verdadera pasión.

Hace tiempo leí que la mejor forma de saber lo que quieres hacer en tu vida es responder a la siguiente pregunta: ¿Si mañana te despertases sabiendo que eres inmensamente rico, con toda tu vida solucionada, a qué te dedicarías? Probablemente la respuesta te ayude a saber cual es realmente tu objetivo en la vida.

53 años, ¿quién valora si es es joven o “viejo” por la edad biológica? Siempre me gusta recordar la historia de Frank Lloyd Wright, que prácticamente no se consagró hasta pasados los 60 años. No, nunca es tarde para cambiar o iniciar una actividad. Quizás hasta sea positivo. Se suelen tener más “templaza”, ser más “reflexivo”, saber más “lo que se quiere”. ¿Se pierde dinamismo o frescura? ¿Acaso algún “artista” pierde con la edad?

No sé si en tu país el tema fotográfico te permitirá realizarte como profesional/artista; pero los sueños deben perseguirse.

Sobre la formación, siempre soy partidario del reciclaje continuo. Te aconsejo la realización de algún taller/curso que te permita asentar los conocimientos base de tu campo y luego la práctica. Luego la práctica; y después la práctica. La fotografía se aprende con la práctica, el estilo se desarrolla con la “copia”; y finalmente terminas creando tu propia fotografía. También es imprescindible comunicarse con otros fotógrafos, de los que aprender y con los que compartir experiencias.

El último punto del correo es el más complicado de responder. Hay fotógrafos que no viven nunca de su trabajo; y otros que tardan “poco” en hacerse con una base de clientes. Aquí si que creo que la situación de cada país es distinta y es difícil dar consejos. Mi opinión es que cada uno debe desarrollar su sentido fotográfico; la recompensa llegará después.

Hemos de pensar que hoy en día el mundo de la fotografía es muy competitivo. O “tiras los precios” u “ofreces calidad”. Hay sectores, como la fotografía de bodas, donde se obtiene (si hay suerte) réditos más rápido; la fotografía de moda/publicitaria es un campo más reñido. No sólo tendrás que aprender fotografía, sino marketing, presencia en redes sociales, aptitudes comerciales, empresariales, publicitarias …. vivimos en un mundo muy competitivo.

Diría que lo mejor que puedes hacer es crear un buen portfolio, desarrollar un estilo propio … y enseñarlo al mundo. La recompensa vendrá de un trabajo bien realizado.

Sí que me gustaría por último recomendarte un libro: “Mercaderes de imágenes. La fotografía como pasión y profesión” de David duChemin.

Mucha suerte G.

 

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply